Hortícola Fruto

El éxito para obtener altos rendimientos productivos y unos estándares de calidad diferenciadores en este cultivo, radica la adaptación en la fertilización en cada fase.

Hortícola Flor

Las especies y variedades pertenecientes a este grupo exigen necesidades nutritivas distintas y equilibrios adaptados para cada etapa.

Hortícola Hoja

La producción y calidad de los cultivos hortícolas de hoja están condicionados por la disponibilidad de elementos nutritivos en el suelo, el manejo del abonado y la eficiencia de riego.

Cítricos

El cultivo de estas especies está supeditado a unas condiciones climáticas muy limitantes y altas exigencias hídricas.

Frutal

En los frutales de hueso, pepita y secos juega un papel fundamental el establecimiento de un plan de nutrición y bioestimulación que contemple el sistema suelo-planta-agua.

Industriales

Especies como la patata, el algodón, la remolacha, la colza, el girasol o el tabaco pertenecen a este grupo. Todas ellas exigen gran eficiencia agronómica.

Olivo

El olivo, como especie rústica vinculada con el clima mediterránea, tolera la salinidad, resiste la sequía y se desarrolla incluso en suelos poco fértiles.

Viña

La vid se caracteriza por un ritmo regular de absorción de elementos minerales a lo largo del ciclo, su gran su robustez y capacidad de adaptación a la mayor parte de los terrenos de uso agrícola.

Pradera

El cultivo de praderas tiene la particularidad de asociar varias especies, con diferentes necesidades nutricionales y con diferentes ciclos vegetativos complementarios.

Alfalfa

Esta leguminosa requiere de suministro eficiente de elementos como fósforo, potasio, azufre, calcio y magnesio, entre otros.

Maiz

El maíz destaca por su alta demanda en macronutrientes y requerimientos hídricos, existiendo una correlación directa entre producción y cantidad de nitrógeno absorbido.

Cereal

Las gramíneas están muy adaptadas a los diferentes climas y extendidas por todo del territorio nacional.